A lo largo del año salen en distintos medios internacionales cientos de listas de los discos más valorados por los coleccionistas. Surgen casi siempre a raiz de una noticia acerca de un disco en concreto que se ha vendido por bastante dinero. Sin ir más lejos, hace poco muchos medios sacaron algunas de estas listas porque la tienda de discos Amoeba en Hollywood, puso a la venta el vinilo más caro de sus veinte años de historia. Un test de prensado del Blood on the Tracks de Bob Dylan. Estas noticias, y las listas que salen a posteriori, están bien, ayudan a estar al día de la actualidad del coleccionismo. Pero no son buenas para tener una idea global y real de lo que realmente cuestan los discos.

Porque como ya os habréis dado cuenta, esta afición tiene un poco de secta. Aprender acerca de ella es más complicado de lo que parece, porque los que tienen la información se la guardan para si mismos. Pensadlo, nadie te va a decir lo que realmente vale un disco si lo quiere comprar por menos.

Por eso desde esta página en vez de hacer la típica lista sobre los discos más valorados, vamos a intentar hacer algo nuevo. Una lista hecha por coleccionistas y para los coleccionistas, de los discos en formato vinilo que más nos han sorprendido ver últimamente entre los más valorados, y para eso os vamos a dar unos conceptos previos para que no os perdáis en nuestras explicaciones, de ¿Por qué valen tan caros?

¿Qué es un Bootleg? En resumidas cuentas, es un disco pirata. Una grabación de un grupo o artista que no ha sido comercializada en los círculos convencionales de venta, y se vende generalmente entre particulares o tiendas especializadas. Ahora viene la polémica, muchos piensan que no tienen porque ser “piratas” en la concepción estricta de la palabra, es decir ilegales, porque algunas veces tanto la discográfica como el grupo son cocientes de su venta. Es una estrategia de venta distinta, opinan que la grabación no tiene tirón comercial y deciden venderla por circuitos independientes con apariencia de Bootleg. Esto le ha venido muy bien durante muchos años a grupos como Pearl Jam, cuyos fans tienen conciencia de que existen cientos de discos semioficiales del grupo.

Personalmente creemos más conveniente pensar que los Bootleg son discos piratas ilegales, que siempre han existido y siempre existirán. Porque desde que empezaron a comercializarse las grabaciones musicales hubo gente que hizo negocio, haciéndoles copias variando el orden de las canciones, o bien grabando directos de los grupos y vendiendo los discos sin pagar a la casa de discos. Ahora, también hay  Bootlegs que no son grabaciones originales del artista que se comercializan de manera independiente, como uno de los más famosos,  el Great White Wonder de Bob Dylan. Digamos que merecen un artículo propio, pero por ahora esperamos haber resuelto la mayoría de las dudas. Valen caros según la calidad, su historia y su exclusividad.

¿Qué es un Test de prensado? En el proceso de prensado de un disco de vinilo se hacen pruebas para comprobar la calidad de la copia. Los discos que son sometidos a esta prueba se llaman Test de prensado, y no tienen ni la pegatina oficial con el logo de la compañía. Suelen tener una inscripción hecha a mano de lo que son. En teoría no se tienen que comercializar, pero siempre salen por círculos independientes y valen muy caros.

¿Qué son los primeros prensajes? Realmente, estos son los que de verdad merecen tener mayor precio, porque una prueba de prensado no es el disco final, mientras que estos sí. Es más, estos son los primeros discos que se hicieron con la primeras planchas de prensado del disco con la correcta presión.

El problema radica que existen incluso diferencias entre los discos de primera ediciones, porque hay algunos que se hicieron con las primeras planchas de prensado y otros no. Este es un dato que valoran los coleccionistas más obsesivos, los cuales hacen un verdadero trabajo de investigación para saber cuales son estos primeros prensajes.  Se sabe que los Singles que se distribuyen a las radios son los primeros prensajes, o en su defecto copias únicas hechas para la promoción. Sobra decir que valen mucho. Hablamos sobre como puede llegar a ser distinto un EP de este tipo, en nuestro artículo Penny Lane, el Single perdido.

Cuando hablamos de como valorar tus discos, os dimos algunas páginas de referencia para saber el valor de las ediciones como discogs, que además te da la opción de crear una tienda y poder vender parte de tu colección. Y también os recomendamos un guía oficial de precios Rare Record Price Guide, hecha por una asociación de coleccionistas inglesa, que guarda mucha relación con la revista Record Collector, también inglesa. Son útiles estas publicaciones, porque al contrario de lo que creen muchos coleccionistas discogs no es una verdadera Biblia. Por ejemplo. ¿Cómo saber que es el primer prensaje? A veces no te vale el número matriz del disco, sino la inscripción del propio vinilo que atesora que era la primera plancha de prensado. ¿Cómo se puede saber eso? Pues consultando estas listas, teniendo acceso a círculos exclusivos de coleccionismo . Existe hasta una página encargada en solucionar este problema: originalpressing.com

A partir de este punto, os daremos algunas de las claves de por qué algunos discos han irrumpido con fuerza dentro del mercado del coleccionismo discográfico.  

Beatlemania forever

auction-vjjjjinyl

Los de Liverpool siempre tienen algún disco entre los más valorados. Es sabido, por cualquiera que sabe un mínimo de coleccionismo de cualquier campo, que siempre un objeto o disco del grupo vale su peso en oro. Últimamente los que más se han valorado entre sus coleccionistas es una edición del primer LP real de los Beatles: Please Please Me de The Beatles. Una versión rara acredita las canciones a Dick James Music Company , en lugar de Northern Songs. Fue su verdadero primer Long Play porque al parecer el disco tuvo tan buena acogida de ventas que rápidamente cambiaron de compañía para tener una mayor difusión.

Actualmente el disco más caro que existe, es la primera maqueta grabada por los integrantes de los Beatles, John Lennon, Paul McCartney y George Harrison, cuando todavía se llamaban Quarrymen. El disco de acetato contaba con las canciones That’ll Be The Day y In Spite of All the Danger y actualmente cuesta  £200,000. Uno de los pocos ejemplares que existen forma parte de la colección particular del propio McCartney.

La lista de discos caros de los Beatles es interminable, pero otro de los más emblemáticos es el llamado disco del carnicero, al cual le dedicamos un reportaje especial hace poco.

Los primeros trabajos

ZepSpeakadadasEn la película a propósito de Llewyn Davis, hay una curiosa escena, en la que la hermana del cantautor folk protagonista encuentra entre un montón de trastos antiguos su primera grabación en un disco de acetato. El le dice algo así: es mejor que lo tires, en el mundo del espectáculo es mejor ocultar la mierda de los inicios. No podía tener menos razón, o por lo menos dentro del ámbito del coleccionismo. Las primeras maquetas o discos de los grupos, a menudo son uno de sus objetos más cotizados.

Además del caso del disco de The Quarrymen, podemos poner otros ejemplos, como que hace poco salió a la venta Test. Un disco, sin título, realizado a mediados de los años 60 por David A. Stewart, el 50% de Eurythmics, hecho cuando sólo tenía 12 años. Alcanzó los £30,000 euros en una puja.

Otra curiosidad parecida fue el precio que alcanzó el sencillo de The Cure con las canciones 10: 15 Saturday Night y Foxy Lady en edición francesa. Foxy Lady era una extraña versión de Jimmi Hendrix, única canción de los Cure no cantada por Robert Smith e interpretada para la ocasión por el bajista Michael Dempsey. Del disco hay muy pocos ejemplares, entre 50 y 100 copias. Su valor en condiciones aceptables es de 2000 dólares.

Los cotizados Led Zeppelin 

ZepSpeaksA estas altura podemos afirmar que cualquier disco en ediciones reducidas de un grupo famoso vale caro. Pues bueno, Led Zeppelin se lleva la palma en ese aspecto. Es imposible numerar la cantidad de material discográfico, entre reediciones piratas y Bootleg con material exclusivo que tiene la banda.  Quizás sea porque la banda, en sus principios, fue grupo de culto en Reino Unido a la vez de fenómeno de masas en Estados Unidos. Una situación atípica que propició que se crease un enorme número de material discográfico enfocado a un público muy diverso.  En Inglaterra, su desprecio por parte de la crítica y su poco éxito de ventas,  llegó a hacer que el grupo no publicase sencillos en este país, lo que hizo que el grupo editase para radios y clubes de fans material exclusivo, a la vez que en América reeditasen una y otra vez sus discos en edición standar.
Hace poco fue noticia que se encontró uno de sus discos promocionarles más raros “Past, Present and Future“, que nunca fue publicado, que se subastó el pasado 26 de abril con un precio de salida de 5.600 euros.
2193369Otra de sus rarezas más famosas y valoradas, es su primer LP oficial, en una edición extraña con el logo del grupo en color turquesa.  Sólo existen 2000 copias y se puede llegar a pagar por cada una entre 5000 y 7000 dólares, en función del estado del disco. Estas exclusivas copias llegaron a distribuirse antes de que el mánager de la banda, Peter Grant, decidiese a última hora cambiar el color turquesa por el rojo y el naranja que todos conocemos, pues el turquesa parecía no ir bien con una banda de rock como Led Zeppelin.

 Bendita censura

ZepSpejjaks

Otra de las razones más comunes por lo que un disco sube de valor es su edición exclusiva al haber sido censurado. Por ejemplo, la portada de este álbum de David Bowie, Diamond Dogs, que muestra al cantante convertido en una criatura, mitad humano y mitad perro. La controversia que creó este disco fue que en su cuerpo canino se veían los genitales perrunos. A pesar de que apenas se percibían, muy pocas copias lograron escapar a la censura, donde aparecían los genitales borrados con un aerógrafo. Si conseguís haceros con una copia que tenga los genitales originales, tendréis que pagar 7500 dólares para tenerla en vuestra colección.

Otra censura famosa, fue la hecha sobre los Sex Pistols. Se prohibieron todos sus primeros trabajos y sus discos fueron considerados música trasgresora y violenta,  que estaba en contra del estado ingles. Hoy en día, entre sus discos más caros esta el single promocional de God Save The Queen.

Este álbum se grabó durante la breve estancia de la banda en la discográfica  A & M Records. Sin embargo, una semana después de haber firmado el contrato, la banda fue despedida debido a su comportamiento.  Este LP nunca se llegó a publicar, y casi todas las copias que produjo el sello fueron destruidas. Solamente un pequeño número de copias en perfecto estado acabaron como regalo de despedida a unos cuantos altos ejecutivos de A & M Records cuando su oficina de Londres cerró en 1998. Hoy, cada una de esas reliquias se tasa con un valor de 12.000 libras esterlinas.

Hay otros casos relacionados, como por ejemplo, que la censura en un determinado país crea portadas extrañas y únicas de un disco que se comercializa con una edición distinta en el resto del mundo. Muy famoso es el caso del Sticky Fingers de los Rolling Stones en España. La portada española muestra unos dedos dentro de una lata de melaza, en vez de la mítica portada de Andy Warhol, de la entrepierna de unos pantalones vaqueros.

Ediciones limitadas

lafayette

La amamos pero también las odiamos. Imaginad la cara del coleccionista que se hizo con la primera edición del songs of innocence de U2, cuando se enteró que en el Record Store Day del siguiente año sacarían el mismo álbum, en edición incluso más limitada, emulando en diseño a los test de prensado. Es injusto el trato que se le hace a los fans en ese sentido. Un caso parecido pasa con la primera edición del albúm de los Misfits, Horror Business.

Lo habitual era que los discos fueran editados en vinilo de color negro. Por el contrario, sólo 25 copias fueron editadas en color negro, y todas las demás fueron amarillas. Las copias negras alcanzan, a día de hoy, los 10000 dólares de precio.

Nuestro amigo Jack White es otro experto de maltratar a sus fans en este aspecto. Quizás por que tenga cierto odio a los compradores de discos. Para el primer single Lafayette Blues/ Sugar Never Tasted So Good de los White Stripes sólo se editaron 15 discos en color blanco, que además tenían la peculiaridad de tener su portada pintada a mano por el propio Jack White. La banda trató de vender el álbum por 6 dólares en sus primeros conciertos, y no muchos lo compraban. Ahora, cada una de esas 15 copias alcanza un valor de 18000 dólares. Este sencillo se ha reeditado también de manera oficial, pero su precio ni se acerca al del disco que fue vendido en los conciertos.