Las última perla que ha dedicado Noel Gallagher a la prensa no habrá sorprendido a la mayoría de sus seguidores, que curados de espanto a estas alturas se esperan de él cualquier cosa, incluso que tire piedras sobre su propio tejado. Pero la verdad es, que ha generado bastante revuelo entre los coleccionistas de discos y la industria discográfica en general.

El artífice del disco de vinilo más vendido en el Reino Unido el pasado año, Chasing Yesterday, predijo que el nuevo resurgir vinilo durará hasta 2020. Comentó además, que actualmente no va a tiendas específicas a comprar discos ya que prefiere descargarlos. También afirma que la gente compra discos de vinilo por moda y que su artista favorito es su amigo Paul Weller, de ahí que se ponga en duda su objetividad. Ya que se sabe que ambos viven en el mismo barrio, llevan a sus hijos al mismo colegio y colaboran como socios en varios proyectos.

Las razones

Siendo benevolentes con él, y analizando meticulosamente sus palabras a la web NME, entendemos en cierta forma su postura. Declaró que en un primer momento se sintió impresionado al liderar la lista de los discos de vinilo más vendidos, pero cuando vio las cifras reales de ventas se decepcionó. Recordemos que con Oasis, en sus buenos tiempos, llegó a vender 26 millones de ejemplares de un solo disco (What’s the Story) Morning Glory?. Es de entender pues, que para él, la cifra de un millón de discos vendidos le sepa a poco, y que crea que le escucha más gente que la que de verdad compra sus discos.

La actitud de otros músicos

Que hayamos matizado sus palabras, no ha sido con intención de sacarle un significado distinto. De hecho nos vemos en la obligación de comentar que la actitud pesimista del bueno de Noel ya la hemos visto en muchos artistas que no entienden el Boom del vinilo. Porque no asimilan que efectivamente no se volverán, lo más posible, a vender tantos discos en formato físico como antes, y debido a que la venta streaming genera menos ganancias, tampoco ellos llegarán a ganar el mismo dinero.

Y revelemos un secreto a voces: En nuestros tiempos, para un músico vender discos de vinilo es más una cuestión de relaciones públicas que de beneficio económico. El artista tiene que ganarse la vida dando conciertos, y sus números de ventas sólo demuestran el cariño y respeto de sus fans. Recordemos que actualmente, el que compra un disco, lo más posible es que  lo haya escuchado antes, e incluso  puede que lo tenga descargado. No se hace con él para poseer las canciones, sino para tenerlas en un formato que le gusta y que encima la dará más beneficios al artista.

jack white y dave grohl

Muchos artistas han entendido de forma diferente el fenómeno del nuevo resurgir del formato, como el mismo Jack White. Porque si no, no se entiende que creara su sello Thirth Man Record. No creo que empezara a crear ediciones especiales limitadas de sus discos en vinilo como una manera de ganar dinero, sino como una especie de detalle hacia sus fans coleccionistas. Aunque a la larga haya amasado una fortuna considerable gracias a ello.

Tampoco creemos que todos los artistas que apoyan el Record Store Day lo hayan hecho para lucrarse de forma directa con las ventas de sus discos ese día. Por poner un ejemplo; estamos seguros que  Dave Grohl  gana 30 veces más haciendo una gira que sacando una edición especial de un disco suyo en un RSD. Es estúpido pensar en el fenómeno del vinilo como una forma para ganar dinero para los artistas, cuando los que se llevan de verdad beneficios en ese sentido, en mayor porcentaje, son las discográficas, citando como acepciones a los mismos Grohl y White, que disponen de sus propios sellos, aunque se tengan que valer de multinacionales discográficas para distribuir sus discos en Europa y otros países.

Entendemos que las palabras de Noel Gallagher hayan levantado esperezas, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de grupos pequeños que pierden más que ganan editando en vinilo, porque lo ven un regalo para sus fans, y una manera estupenda para promocionarse.

Nosotros no nos aventuramos tanto como Noel. No sabemos que nos deparará el futuro de la industria discográfica, si en el 2020 se venderán más o menos discos de vinilo que ahora. Lo que sí tenemos claro, es que si la revolución digital y el CD no hicieron que alguna gente dejará de comprar discos de vinilo, no creemos que nada lo haga. Siempre habrá una minoría fiel al formato.