Yakir Buaron, estudiante Shenkar College en Israel, ha creado este hermoso tocadiscos, en base a un diseño minimalista pero eficaz. Aunque podría parecer un tocadiscos de juguete por los elementos que ha utilizado: una base de madera con un poco de plástico y un trozo de cuerda, es en realidad un aparato bastante ingenioso que reduce a lo indispensable los elementos necesarios para reproducir un disco.

Su creador ha argumentado que “los sistemas de audio modernos ocultan al usuario lo que está sucediendo dentro de ellos, mientras que este tocadiscos revela la forma en que funciona”.

Sí queréis obtener más información podéis revisar con más detalle su invento en su página de facebook o en yankodesign.