El archivo de Paul Mawhinney

0
8047

¿Qué puede llevar a un verdadero coleccionista amante de la música a vender sus discos? Por sorprendente que pueda parecer algunas veces hay causas mayores, como las que relata el coleccionista Paul Mawhinney en el corto documental “El Archivo” del joven director Sean Dunne.

Esta película del 2008 cuenta la historia del que era entonces el mayor coleccionista del mundo y la lucha que mantuvo para que su colección no se perdiese. Mawhinney  tuvo que cerrar su tienda, Record-Rama, donde vendió durante décadas verdaderas joyas del coleccionismo discográfico, como el ejemplar inédito de los Rolling Stones, que muestra en el documental, valorado en £2000.

Screen-Shot-2013-09-10-at-16.44.00

Después del documental

El propietario de la que era la mayor colección de discos del mundo se enfrentó a toda una odisea cuando se decidió a vender su colección, valorada en 50 millones de dolares en 1999. Intentó primero venderlo a la empresa CDNow, con los que llegó a concretar un precio, 28.5 millones de dolares, pero después de que estallase la burbuja puntocon, se declararon en quiebra y no pudieron finalizar la compra.  Rebajo sus expectativas económicas a 5 millones, e intentó venderla a la Biblioteca del congreso de Estados Unidos, pero al final las negociaciones no llegaron a buen puerto. Como medida desesperada lo intentó incluso por Ebay, y consiguió venderla por más de 3 millones de dolares, pero su chasco fue cuando descubrió que su comprador no reconoció la compra, declarando que su cuenta había sido hakeada.

Al fin, después de responder a una oferta de la revista Billboard, un comprador anónimo se hizo con su colección. El anuncio decía:  Colecciones de discos. Compramos cualquier colección de discos. Cualquier estilo de música. Pagamos los precios más altos.

Pasado unas semanas aparecieron ocho remolques vacíos y se llevaron todos sus discos. Mawhinney  no supo en ese momento quien era el comprador, sólo que los camiones se dirigían a Brasil, más tarde descubrió que su colección había sido comprada por Zero Freitas, quien es ahora el mayor coleccionista del mundo.

(Si quieres saber más sobre Zero Freitas te recomendamos nuestro artículo:Conoce al mayor coleccionista de discos del mundo)