A menudo el coleccionista de discos se arrepiente del pasado, porque cuando se es primerizo se tiende a ser descuidado. Con intención de que no cometas los errores típicos del coleccionista novel y basándonos en la experiencia de expertos en la materia, hemos elaborado una pequeña guía de pasos simples que debes seguir para mantener tus discos impolutos como el primer día. Para que conservar tus discos de vinilo sea una rutina, más que un suplicio.

Protege tus discos del polvo.

dusty-records-616x399

MATLAB Handle Graphics
Disco de vinilo visto por un microscopio

Guarda cada vinilo en su funda correspondiente, bien la original o bien una funda de plástico para discos. Lo idóneo es que utilices ambas, el disco dentro de su funda original y dentro de otra de plástico. Si todavía no tienes ninguna, busca aquellas que estén libres de ácido, o pegamento. Es corriente que las solapas adhesivas de las fundas de plástico con esta característica se ardieran a la propia portada despegando su impresión, por eso casi siempre es preferible fundas sin cierre. También es importante saber como colocar los discos en la funda, parece elemental pero no muchos dan con la tecla fácil. Al meter el disco en la funda tiene que ser verticalmente, de arriba a abajo, eso impedirá que al sacar el álbum de la fila de discos no se despegue de su funda.

Cuando escuches un disco guárdalo, no lo tengas puesto en el tocadiscos por días, se cuidadoso. Limpiar un vinilo es una tarea más complicada de lo que parece, aunque un vinilo quede aparentemente limpio puede estar sucio. Si lo pasas por un microscopio puedes descubrir mucha porquería en sus surcos.  Por eso es mejor prevenir que curar. Escucha los discos, pon la tapa de tu tocadiscos, y cuando termines los guardas en su funda.

Protege tus discos del calor o de la luz directa del sol

vinilo doblado

Por si no lo sabias los discos de vinilo se deforman fácilmente con el calor. Hasta el punto que las altas temperaturas son consideradas el mayor enemigo de un vinilo. De ahí que haya gente que los meta en agua caliente y los convierta en objetos decorativos. Por eso es muy recomendable guardar nuestra colección en zonas alejadas de fuentes de calor como pueden ser estufas, chimeneas, calentadores de mesa, etc.

Sin embargo, si ya tienes un disco deformado por sobrecalentamiento, nosotros os daremos más adelante en futuros artículos algunos ejemplos de como enderezarlos.

También, recomendamos encarecidamente que elijamos un lugar para almacenar nuestros discos libre de humedad, que puede ser un terreno muy fértil para el crecimiento de moho en las portadas de cartón.

Guarda tus discos de forma correcta.

expedit-750x400

Tal y como aparecen en la foto es la mejor posición para minimizar el daño que puedan sufrir nuestros vinilos, apilados en fila vertical, con holgura. Ten cuidado también de no apretarlos demasiado a la hora de almacenarlos en el mueble. Algunos coleccionistas insisten en que guardes tus discos en un mueble relativamente fuerte para otorgar a nuestros discos una protección adicional, y en pasar la aspiradora regularmente para evitar que puedan acumular polvo. Cuidado con eso.

Apilar los discos uno encima de otros es uno de los motivos por los que se suelen doblar.

Manipula tus discos con cuidado

image5

Por supuesto, tened cuidado de no dejarlos caer, e intentad sujetarlos por la parte de la galleta o por el borde. Esto evitará que se vaya incrustando la grasilla de nuestros dedos en los vinilos, lo que puede llegar a dar problemas.

Existe una pequeña polémica de como introducir los discos dentro de su caja, o funda original. Por un lado están los que piensan que debe estar siempre la salida del disco del encarte por dentro del disco, para evitar que en el caso de que el disco se mueva dentro de la funda salga directamente de ella. Por otro lado están los que piensan que guardándolos de la forma opuesta al sacar el disco muchas veces se queda dentro de la caja, sacando sólo en encarte y rayándose.  Elegid la manera de guardarlos que os parezca mejor.

Sobre leyendas urbanas varias comentar que tocar un vinilo con los dedos no tiene porque deteriorarlo si tenéis las manos limpias. No hace falta poneros guantes, ni nada por el estilo.

Limpia tus vinilos con regularidad.

Mantener limpios tus discos minimiza la posibilidad de que sufran daños causados por el polvo y por otras partículas, que se adhieren muy fácilmente a la superficie de cada vinilo, bien al reproducirlos, o bien simplemente por tenerlos almacenados. Para llevar a cabo una buena limpieza, recomendamos leer el siguiente enlace.670px-Protect-Vinyl-Records-Cleaning-2

Ten especial cuidado con los discos de acetato antiguos.

Most-Expensive-Vinyl-Records-in-the-World-TOP-10-N2-Acetate-discs-by-the-Quarrymen-1958

Este tipo de discos no deben limpiarse con alcohol. Incluso diremos que si tienes algún disco de estos no te la juegues y los lleves a algún profesional, o que te hagas con algún producto de limpieza específico para este propósito. Esto tiene que ver con que el material con el que están hechos estos discos es muy poroso, y por lo tanto, muy frágil.

Estos discos son algunas veces muy valiosos y delicados, nuestro consejo es que no debes escucharlos. Son como piezas de museo, y además la propia escucha los deteriora. Por poner un ejemplo, uno de los discos más caros actualmente es la primera grabación de los Beatles hecha en ese formato cuando se llamaban  The Quarrymen.

Asegúrate de que tu tocadiscos esté en buenas condiciones.

Eleguir tocadiscos

Un buen mantenimiento de nuestro tocadiscos asegura una larga vida a nuestra colección. Aquí te damos unas pequeñas pautas de cómo puedes hacerlo. Pon siempre el peso de aguja que recomienda el fabricante de tu tocadiscos.