Análisis del Record Store Day España

1
1713

Cuando todavía llegan algunos discos a nuestras tiendas, aún pasando casi una semana del evento oficial, toca hacer balance, y sacar en claro algunas cosas. Como se suele decir, después de la tempestad viene la calma, y con ella el análisis del Record Store Day España.

Los dueños de las tiendas han destacado que ha sido un completo éxito en ventas, doblando los beneficios de otros años. Una completa fiesta de la música que ha satisfecho tanto a los fieles del vinilo, que han conseguido joyas de sus grupos favoritos, como a nuevos seguidores, que se han beneficiado de buenos precios, consiguiendo clásicos básicos de cualquier discoteca.

Nosotros nos hemos trasladado a Madrid en este día tan especial para los amantes del vinilo. Hemos seguido los eventos de cerca, y contado con testimonios de los protagonistas del evento. Lo cierto es que no hemos visto colas enormes esperando en la puerta de las tiendas, como pasa en otros países, pero aun así, la mañana nos dejó un puñado de buenas sensaciones.

Vimos un flujo de gente continuo en la entrada de las tiendas, y algunas caras de satisfacción en la salida de ellas. Resaltar que pocos buscaban un único disco, pero los que tenían esa meta se llevaron un chasco. Como por ejemplo, la edición especial del Songs Of Innocence  de U2 o el casete de Metallica, así como el EP de Foo Fighters,  Songs From the Laundry, que rara vez se vieron en tiendas, y sin embargo sí pueden encontrarse ahora. Aun así, los usuarios, en su mayoría, salieron satisfechos con sus compras. El catálogo fue inmenso, e incluso se llevaron sorpresas con algunas ediciones que se creyó que no llegarían. El primer disco de Placebo en especial fue una de ellas, así como los discos de David Bowie, como el EP Changes y la reedición del LP 1966.

Tanto las tiendas como los compradores cumplieron en esta edición del Record Store Day Spain

En España este evento no tendrá tanta tradición como otros países, pero los que han apostado por él sin duda se han llevado sus frutos. Las estanterías dedicadas a los discos del RSD se vaciaron en muy poco tiempo, y a altas horas de la tarde sólo quedaban ejemplares de las ediciones menos cotizadas.

Sobre los discos más buscados, destacamos, como mejor distribución, el de los White Stripes. Un disco único, de preciosa edición, que se agotó rápido pero que estuvo en todas las tiendas. Los más madrugadores tuvieron suerte y lo lucen hoy en su colección. Pasó algo parecido con el The Basement Tapes de Bod Dylan, siendo éste un pelín más escaso.

Los grupos que también apoyaron el evento obtuvieron buenos resultados, en especial Cooper, que llevó a cabo una serie de conciertos en la capital para celebrar el día. Sus trabajos se agotaron con rapidez en los sitios en donde actuó, como vimos en la tienda Escribediscos, que presento la reedición de de su mini LP,  Elefant Record, y Preparados, Listos, Ya!, trabajo de su anterior grupo Los Flechazos.

cafe molarCooper también llevó su música al barrio de la Latina, donde llenó el Café Molar. Su concierto sólo lo pudimos ver desde la puerta, ya que empezó a llenarse el aforo 15 minutos antes de lo programado. El artista también estuvo firmando discos. De lo que sí podemos dar fe es del buen ambiente que se respiraba en el local, que estuvo abierto todo el día para los amantes del vinilo.

Cercana al Café Molar, La Integral también fue refugio para los viniloadictos, donde pincharon, con muy buen gusto, música hasta que cerró la jornada del RSD. Del mismo modo, en Radio City, al medio día se vivió un autentico vendaval de gente entrando por sus puertas, cuando se corrió la voz de que disponían de las últimas copias que quedaban de algunos de los discos más valorados.

A decir verdad, los auténticos expertos de la capital iniciaron su recorrido en el barrio de Chamberí. Para ser exactos en la tienda Nakasha. Nosotros nos arrepentimos de no llegar a tiempo para su apertura, porque por delante de nuestros ojos desfilaron compradores con buena parte de los discos más exclusivos que vimos ese día. Por suerte, una segunda tanda de estas ediciones llegaron a la tarde y ahora ya forman parte de nuestra colección. Una buena manera de cerrar la mañana fue en la tienda el Cuervo, donde con tu compra del RSD te obsequiaban con un chupito de Whisky.

CC3mdoSWIAAyUNGOtro local que vivió una jornada animada fue la tienda de discos La Negra, que contó con la actuación del DJ segoviano el Coloso de Roda, que amenizó el día pinchando música de los sesenta y setenta, así como bizarradas españolas. Los de La Negra se lo curraron. Repartieron mini-vinilos de regaliz y vermú, y trajeron algunas ediciones especiales del recopilatorio “Pícaro”, una joya sonora para bonvivants.

Juan de Pablos, el ilustre Flor de Pasión fue una de las visitas de excepción que tuvieron los chicos de La Negra aquella mañana.

A decir verdad, tanto las tiendas como los compradores cumplieron en esta edición. Sin embargo, no se puede decir tanto de la distribución. Da la impresión de que el Record Store Day es una bomba que explota en Estados Unidos y que se propaga por el resto del mundo, llegando a España una mínima parte.  Esperemos que para el próximo año dispongamos de un catálogo todavía más amplio y que las tiendas dispongan de más existencias para contentar a los fieles del vinilo.

Para los que no tuvieron suerte, informamos que se pueden encontrar muchos de los discos estrella en Ebay doblando su precio de salida, para los que pensaban que los discos en tienda ya estaban caros.

U2